¿Que tan importante eres?

“Es agradable ser importante, pero es más importante ser agradable”
Es lo que leí alguna vez.
Entonces ¿porque la gente se siente importante?
Supongo que como a las pesadillas, depende de cómo lo veas.

Si el deseo es el mayor de nuestros males.
Ha sido mi culpa el otorgarte demasiada importancia.

Por lo tanto, desearía haber podido entender antes las cosas:
El valor que yo le daba a tu presencia no es el mismo que me otorgas,
Si bien todos tenemos prioridades,
Nunca dejare de pensar que aún hay sinceras amistades.

Amigos…

En la actualidad con las maravillas electrónicas, decimos hacer amigos por todo el mundo, incluso sin conocernos en persona.

Pero la experiencia nos muestra que la fortuna de ser un amigo o tener un amigo verdadero es un tesoro invaluable con el que pocos podemos contar.

Es que vamos perdiendo el valor de las palabras, un conocido es cualquier persona y puede que nos caiga bien, puede que nos agrade su compañía, pero una amistad requiere tiempo, necesita de la importancia merecida.

Ahora le decimos amigo a quien sea con tal de mostrarnos joviales, espontáneos, sociales… pero le hemos restado el real significado a la palabra AMIGO, que envuelve mucho más que una palabra hipócrita en una frace sin sentido.

Son mis amigos quienes encontré en la vida por casualidad, personas a quienes admiro y respeto, son mis amigos brillantes estrellas del firmamento que completan mi existencia y me ayudan a caminar.

Padre.

No es aquel que engendra, pues cualquiera puede regar su semilla sin ser responsable de su familia.

Tampoco es aquel abnegado personaje que en pos de la felicidad de los suyos abandona cualquier sueño propio entregando sus fuerzas y vida a una bola de malagradecidos engendros adictos de la tecnología.

 

Un padre enseña con alegría.

Corrige con pesadumbre.

Ama sin el debido reconocimiento.

Es valiente a pesar de las circunstancias.

 

Un padre tiene los chistes más tontos.

Las conversaciones más amenas.

Los brazos más apapachadores.

Y un corazón lleno de bondad.

 

Pues a pesar de que pudo soñar en grande, tolera la rutina del empleo por su familia.

Y aun teniendo tremendas ganas de renunciar, al ver los frutos de su amor decide continuar.

Puede que le falte ropa, puede que le falten zapatos, puede que le duela un diente, pero es papá quien en casa más fuerza tiene.

Con todo y los años que le anteceden.

Violencia!

La violencia mi pequeño, no puede regir nuestras vidas.

Servirse de sus trampas para llegar a un objetivo, es la receta perfecta de la desgracia.

Cuando se desenvaina, su poder oprime a la razón y deja inerte el corazón.

 

Pero esta “moderna” suciedad trata de la violencia normalizar, para nuestras almas destrozar.

Sinceramente el homicidio siempre ha sido penado, por Dios y por las leyes del hombre desde que se fundo en esta tierra la primer ciudad.

 

Un acto violento derivado de la legitima defensa de nuestra dignidad o bienes particulares, podría justificarse.

Pero la violencia como “método de control o desahogo” de las frustraciones, debería ser siempre condenada, señalada y desterrada de la cultura para una vida mas sana.

 

La guerra mi pequeño, es de los peores acontecimientos en la historia de la humanidad y no debería ser normal jamas causar el mal de hombre o animal en ninguna “civilizada sociedad”.

 

 

Juventud

Oh juventud!

Que divino tesoro.

Que muchos pagarían mil monedas de oro, por tener de nuevo la frescura de la edad con soltura.

Pero viendo al rededor…

Pareciera que ya no tienen pudor y su voluntad de hule me hace que dude.

¿Sería acaso la eternidad un castigó si habrías de vivir entre mentes vacías y criaturas de infinito ego?

Sin dudar ahora tenemos tecnología,

¿Pero cuantos humanos hay en agonía?

Física, emocional incluso espiritual y culpamos al amor de irracional.

¿Sería diferente si amar fuera la moda?

Sin rendición.

    los_monfies_de_las_alpujarras_illustration_pag_229.jpgEn algún lugar del ancho mar.

 

  ¡Me niego a arriar la bandera, no entregare mi barco sin luchar!

 

   Emulando a los honorables samuráis, dejo este papel como testamento y fiel testigo de que este es el más obscuro momento que he vivido.

 

   Todos en este barco deseamos que en el horizonte aparezca la esperanza, pues al rayar el alba la armada que nos persigue podrá ver nuestra posición y sin duda habrá una batalla y un vencedor.

 

  Pero ¿quién puede en un viejo jabeque hacer frente a dos grandes carracas y un galeón? Con sus cientos de bocas que escupen fuego y esas velas que parecen rozar el cielo deslizándose sobre el mar, anunciando la muerte de quienes nos negamos a ser de tal o cual nación.

 

   Mi bandera no le pertenece a ningún tirano, mi espada sirve solo a los necesitados y ¿quién más necesitado que nosotros? Una banda de fieles aliados, nos llaman piratas pero yo veo artistas, poetas y locos que cansados del yugo de su majestad nos hicimos a la mar, para venderle a los pueblos productos por igual, especias, frutas exóticas, pieles y bellezas de todos los rincones del mapa.

 

  ¡Que nos llamen piratas! es mejor ser un ave libre a un perro con la correa ajustada, ellos solo buscan de su rey la  probación.

  Lo que yo deseo realmente no es un imperio, quiero una vida cómoda para mí y mis afectos, hoy se ha puesto difícil y eso no es lo que prefiero, pero en este mundo ¿Quién es perfecto, en esta lucha cotidiana por construir un sueño y levantarnos del suelo?

Que quede en este papel constancia de nuestra lucha

En este mar que nos ha dado tanto

Pero que ninguno de nosotros baje ante el enemigo su espada

No sin antes haberles hecho derramar su llanto.

 

Haidar Bengochea

¿Amor o amistad?

Día del amor y la amistad.

¿Por qué le dedicamos solo un día al año?

Partiendo de la idea de que la amistad es amor en su mas puro estado, entonces debería ser el amor el regente de este planeta, pero no se confunda amor con lujuria y deseo.

Entonces estas líneas las dedico a ti:

Amigo, Amiga con quien compartí un poco de mi vida, sea que te conocí por solo algunas horas, sea que hayamos compartido un momento único de alegría.

Escribo recordando tu rostro, trato de hacer imperecedero tu recuerdo.

En una sola mano sostengo esas inseparables amistades, quienes aun con el pasar del tiempo se mantienen interesantes y me hacen vivir tan contento.

Guardo en mi corazón el instante de una erótica amistad, que ha sobrevivido entre la locura y la razón, lo que hace mas bella nuestra afinidad.

Sigo mi viaje, solo Dios sabe cuanta gente mas conoceré o si acaso algún otro amor tendré.

Pero en mi mente sin duda cada momento con sinceros amigos grabare y cuidadosamente atesorare, pues es la amistad lo que mas valoro en este mundo, incluso mas que el dinero o el poder.

Al final, me quedo con esa canción: “quisiera tener un millón de amigos” eso seria una gran bendición, que tanta gente pudiera al mismo tiempo cantar con migo.